Como cultivamos

El cultivo de la “faba” se trata de un trabajo de temporada, y como tal cada mes que pasa, a partir de febrero, provoca en el paisaje del valle de Lourenzá un cambio de colores, convirtiéndose en los meses de Julio y Agosto en un manto verde, en plena floración; y en los meses de septiembre y octubre coincidiendo con el secado de las vainas, en un manto de colores amarillos y tostados que da paso a la esperada recogida del cultivo.combinación 2

FABA GALAICA DE LOURENZÁ.-

Desde sus inicios, con la preparación del terreno, en el mes de febrero se le extiende lo más uniformemente posible una capa de estiércol de vacuno, elemento fundamental para conseguir que la planta consiga su robustez antes de la floración. De forma mecánica, mediante el paso del arado y posterior fresado del terreno se consigue que la tierra se descompacte y quede preparada para la siembra de la faba. El esmero y dedicación de cada proceso es fundamental para un objetivo final positivo.

cultivo
El mes de mayo, es el mes ideal para sembrar la leguminosa. Con el terreno en su perfecto estado de preparación y previa selección exhaustiva de los mejores granos de la cosecha anterior, su tamaño, su blancura, su perfecta forma hacen que sean los elegidos para germinar la cosecha de este año.

Se trata del proceso quizás más delicado de toda la cosecha; una vez se plantan, toca esperar que la semilla germine, y los primeros días junto a la climatología, serán clave para que el agricultor pueda ver que el proceso sigue su curso sin necesidad de mayor trabajo; o por el contrario, será necesario, ir semilla por semilla comprobando que está en buen estado, que consigue salir en superficie, y sustituyendo aquellas que por algún motivo, la semilla no ha germinado debidamente. A este proceso se le suma que serán necesario continuar con la distribución y medición de las distancias para la colocación de las estacas, y su correspondiente red. Este tendido que deberá colocarse lo suficientemente resistente para que los meses donde la planta crece y trepa, pueda hacerlo sobre dicho tendido, es clave para trabajar de forma cómoda y una vez más, las inclemencias meteorológicas nos libre de molestos imprevistos.

Sin título-4

Es necesario tener claro que se trata de una leguminosa trepadora, estacas de madera y acero clavadas cada 5 metros linealmente hablando, en el propio terreno nos sirven a modo de pilares de altura aproximada de 2,5 metros, en los que anclar el alambre tensado en su parte superior e inferior y mediante una subestructura de red, elemento final por el que la planta desarrolla su crecimiento. Esta estructura se repite de forma periódica y en el sentido más largo de la finca, cada 5 metros, dejando entre las hileras el espacio suficiente para que cada mes en el proceso de crecimiento se pueda trabajar cómodamente con un tractor adecuado al espacio de trabajo, y consiguiendo de este modo que las malas hierbas no perjudiquen la evolución de la planta. La colocación de la estructura sustentante es un trabajo a posteriori de la siembra de las habas, pero fundamental para evitar problemas de desplome y aireación y ventilación. Es fundamental tener claro las distancias para un posterior buen resultado, de este modo se siembra en perfecta linealidad en el surco una faba cada 0,30 cm, y de cada una saldrá una planta con sus correspondientes vainas.
cultivo5

Sólo queda esperar que el tiempo y el trabajo previo den los resultados esperados. La faba germina y va creciendo la planta, planta que pasa a la fase de crecimiento y conlleva el guiar los brotes más largos y que crezcan por la red que previamente hemos colocado; vigilar que ninguna plaga perjudique la producción y evitar que la humedad de la raíz aumente y malogre los siguientes procesos de floración y posterior recogida. Es el proceso más expuesto  a las inclemencias meteorológicas, porque aunque ya estamos dentro de los meses de verano, la zona climatológica sufre abundante pluviometría y temperaturas suaves, elementos fundamentales para que el cultivo llegue a buen fin.baja calidad

El  mes de junio florece y comienzan a salir las vainas, elementos que brotan de cada planta. Su color verde y su forma aplastada, va dejando paso a su forma definitiva, su secado da paso a un color tostado que es el signo evidente que se debe pasar al proceso de recogida, ya estamos en el mes de septiembre.

En nuestro caso, la gran mayoría de la producción se corta la planta por el pie de la misma y se cuelga en un lugar adecuado, bien ventilado, y amplio para evitar el apelmazado de la planta. La hoja va cayendo según va secando y las vainas se endurecen por el mismo proceso de secado. Mecánicamente se separa la faba de la vaina y sólo queda el proceso de escogida.

cultivo6Se seleccionan manualmente faba a faba, por tamaños, deshechando las imperfecciones, las manchas o posibles picadas, y comercializando las más selectas, manteniendo la calidad idónea que da el prestigio a esta faba galaica y en consecuencia, a este trabajo tan laborioso y gratificante a la vez.

El proceso de conservación será mediante la introducción en cámaras frigoríficas al menos 48 horas a temperatura inferior a -21º, evitando así la aparición de gorgojo. Lo siguiente antes de su venta sólo sería almacenarlas en un lugar fresco y ventilado.

FABA VERDINA.-

Es una alubia con un singular color verde esmeralda y una suavidad al tacto que solo se consiguen recogiendo a mano cada planta antes de que llegue a su madurez, tendiéndola al resguardo de la luz solar y secándola con las brisas costeras del verano cantábrico.

IMG_3116

Sustancialmente el proceso productivo de la faba verdina es parecido al de la faba galaica de Lourenzá antes descrito, con pequeñas diferencias. La primera de las diferencias es que la verdina no es una planta trepadora sino que es una planta de crecimiento determinado, desarrolla una altura de unos cuarenta o cincuenta centímetros de altura, por tanto no es necesario toda la infraestructura de estacas y red.

IMG_8449Además de esto tiene un ciclo menor, es decir, desde su siembra a su recolección transcurre aproximadamente unos tres meses. Siempre se recolecta arrancando manualmente una a una las plantas en el adecuado momento de maduración, después de nuevo tenemos que curarlas para que eliminen la humedad. El siguiente paso sería su desgranado, la selección del grano desechando las que no alcancen el color adecuado, el tamaño y por supuesto la forma.

IMG_8444

En ambos casos como en la mayoría de la agricultura todo el proceso está sujeto a las inclemencias meteorológicas, y en esta variedad mucho más al tratarse de una planta muy en contacto con el terreno.

El último de los procesos: la conservación, sigue el mismo patrón que la faba galaica, congelado y posterior almacenaje en un lugar adecuado en humedad y temperatura.